Casas de acogida

Nuestra asociación no posee refugio, por lo que los animales a los que protegemos se encuentran en la perrera o en la calle, en el más absoluto estado de abandono.

Es por ello que es tan necesario contar con las casas de acogida.

Ser casa de acogida es dar una oportunidad a un animal necesitado de tener el calor de un hogar y el cariño de una familia, mientras encontramos un hogar definitivo.

Es una de las experiencias más solidarias y desinteresadas que podemos llevar a cabo, y que nos aportará una gran satisfacción.

Casas de acogida

Muchos de los animales que necesitan un hogar están en condiciones de riesgo y se hace necesario tenerlos en buenas condiciones higiénicas y de mantenimiento, ya que en la calle o en la perrera están sometidos a muchas condiciones que ponen en peligro su salud e incluso su vida. Pasan hambre, sed, frío o calor; sufren enfermedades, atropellos, etc.

Son animales de más riesgo:

  • Cachorros recién nacidos: muchas veces no saben alimentarse solos y hay que administrar biberones, por lo que necesitan un cuidado especial.
  • Cachorros: su sistema inmunológico aún no es fuerte y están expuestos a contraer enfermedades graves como pueden ser parvovirosis, moquillo, etc. Necesitan un hogar donde crecer y donde permanecer hasta tener su pauta de vacunación al día.
  • Animales en recuperación de enfermedades y/o cirugías: necesitan que se les administre medicamentos, curas, y no sería posible si no están en una casa, controlados.
  • Animales ancianos: no es justo que pasen su última etapa en una fría jaula o en la calle; requieren mucho amor y paciencia, y a veces son los que más sufren tras ser abandonados. Precisamente cuando más necesitan ser cuidados y queridos. Son acogidas muy especiales pues muchos de ellos están enfermos y necesitan recibir un cuidado apropiado.

Pues toda aquella persona que quiera dar un hogar temporal a un animal necesitado y que se sienta con ganas de ofrecer unos cuidados básicos: alimentación y cariño.

Pedimos a las casa de acogida que sean responsables a la hora de tomar esta decisión y que lo mediten, y lo decidan entre todas las personas que habiten en la vivienda.

Muchas veces si la decisión se ha tomado por impulso, pueden no cumplirse las expectativas y se genera una situación desagradable para todos.

Tenemos un documento o contrato para las casas de acogida, y preferimos que cualquier duda podamos resolverla previamente a tomar la decisión de un  ser hogar temporal.

Podrás disfrutar de la compañía de un animal sin la responsabilidad de por vida. Muchas veces por nuestras circunstancias no podemos tener de forma definitiva a un animal y ser casa de acogida, nosaportará una gran satisfacción además de ser una bonit a experiencia.

Es una sensación muy agradable el ver que hemos dado un hogar de forma temporal hasta que hemos encontrado la familia definitiva, y que ese animal rescatado ha podido sobrevivir y tener derecho a una vida feliz por nuestro gesto solidario de ser casa de acogida.

Ofrecemos, dentro de nuestras posibilidades, soporte y orientación sobre dudas, así como charlas de formación para las casas de acogida, para hacer que entre todos estos animales tengan la oportunidad que merecen.

Sí, siempre y cuando nos lo comunique con el suficiente tiempo como para no afectar al proceso de adopción.

Mientras no se nos informe del deseo de adoptar al animal acogido, nosotros llevamos a cabo un intenso trabajo para encontrar un hogar definitivo.

Hacemos cuestionarios, visitas, llamadas, etc., para verificar que los adoptantes son los idóneos para nuestros animales.

Nunca debe una casa de acogida manifestar su deseo de adoptar cuando ya tenemos un adoptante para el animal, ya que nos coloca en una situación difícil y lo último que queremos es dar una imagen de falta de seriedad y credibilidad.

Si tienes una animal de acogida y te planteas adoptarlo, háznoslo saber lo antes posible.