El galgo: una de las razas de perro más antiguas

10/11/2014

El galgo o mejor el lebrel es una de las razas de perro más antiguas. De hecho es la única raza mencionada en la Biblia y en muchas de las obras de Shakespeare y es protagonista de la célebre introducción de El Quijote. Hasta el perro de los simpsons, Ayudante de Santa Claus, es un galgo.

Antiguamente era una raza reservada a la nobleza y la realeza, Cleopatra por ejemplo se rodeaba de galgos, así se refleja en algunos jeroglíficos del antiguo Egipto.

Existen diez razas de lebreles, entre la que se encuentra el galgo español.

Durante muchos años y, por desgracia aún hoy en día, el galgo español ha sido una raza extremadamente explotada y maltratada, fundamentalmente debido a que poseen unas condiciones físicas y fisiológicas únicas, a su utilización como perro de caza y a la, desde mi punto de vista, mal llamada cultura.

El galgo: una de las razas de perro más antiguas

El Galgo es la raza de perro más veloz y uno de los animales más rápidos del planeta. Esto es debido a que posee un esqueleto ligero, una columna muy flexible y unas extremidades muy largas. Todas estas cualidades, además de su delgadez, le permite alcanzar unas velocidades de entre 60 y 70 km/h.

Pero hay muchos más datos sorprendentes en esta raza:

  • Nadie duda de la espectacularidad de un galgo en carrera, mientras corre, este pasa el 75% del tiempo en el aire.
  • Los galgos tienen un hematocrito más alto que los demás canes, o sea, tienen mayor recuento de glóbulos rojos en sangre, de manera que pueden enviar más oxígeno a sus músculos para cubrir la demanda de estos cuando corren.
  • Su larga y delgada cola les sirve de timón, lo que les permite cambiar de dirección rápidamente.
  • La forma de su cabeza y la posición de sus ojos también les hace especiales.Tienen un campo de visión de 270º, esto hace que puedan ver objetos situados casi detrás de ellos. Además pueden divisar objetos a más de 800 metros y, debido a su visión estereoscópica divisan mejor los que están en movimiento que los que permanecen estáticos. Poseen, además un olfato privilegiado.
  • Gracias una fantástica herencia genética, gozan de una magnífica salud en lo que se refiere a enfermedades hereditarias y congénitas. Tienen una temperatura corporal más elevada de lo normal y un grupo sanguíneo universal, lo que los hace unos donantes de sangre perfectos.
  • Si os fijáis bien, no posan los cuartos traseros cuando se sientan. Eso es debido a la largura de sus extremidades y a su estructura ósea. Es por eso que no permanecen demasiado tiempo sentados, es una postura que no les resulta cómoda.
  • Tienen una piel extremadamente fina y en la mayoría de los casos un pelo muy corto, lo que les hace muy vulnerables al frío.

Pero lo mejor de esta raza es su carácter. El galgo es extremadamente cariñoso, fiel, noble. Les encanta estar dentro de casa, acurrucados cerquita nuestra. Un sofá y una manta es para ellos un paraíso. Espectaculares, bellos, elegantes y limpios, son unos magníficos perros para formar parte de la familia. Silenciosos, obedientes, inteligentes...un poco cabezotas y ladronzuelos, pero con una ternura sin par.

Dicen por ahí, y damos fe de ello, que cuando tienes o has tenido un galgo procuras repetir. Es sin duda un perro 10.
Este primer artículo de esta sección es en homenaje a nuestra querida Fly.