¿Qué sabemos sobre la inteligencia de los perros?

08/05/2016

Los que tenemos perros siempre nos estamos sorprendiendo por la cantidad de cosas que pueden aprender y las que les podemos enseñar, son como "esponjas" que no dejan de sorprendernos. Pero, ¿hasta qué punto son los perros inteligentes?

Perro policía

El perro fue probablemente el primer animal en ser domesticado, ha acompañado al ser humano durante los últimos 10.000 años, ha sido testigo de muchas de las “hazañas” de la humanidad, han acompañado al hombre siendo siempre fiel a él.

Los hombres hemos cruzado cientos de razas de perros domésticos, algunas de las cuales jamás podrían sobrevivir en libertad y pese a la gran diversidad de razas, formas y tamaños, todos los perros domésticos, ya sean mastines, labradores o chihuahuas, son miembros de la misma especie: Canis familiaris, y aunque su forma de vida sea doméstica, están emparentados con los lobos, los zorros y los chacales.

Todos los que convivimos con perros sabemos de la especial relación que estos mantienen con nosotros; aunque no siempre sea correspondida por nuestra parte; y de la gran capacidad intelectual y cognitiva que poseen.

Hasta hace poco tiempo poco sabíamos respecto a la inteligencia que posee el perro ni de cómo es la percepción que tiene del mundo que les rodea. Pero en los últimos años se han llevado a cabo investigaciones al respecto en las que se han podido comprobar que esta capacidad cognitiva se asemeja a las de un niño de dos años, e incluso asimilan el vocabulario de una manera parecida a los niños.

Desde principios del siglo pasado sabemos que los perros poseen una gran capacidad para retener y recuperar información, existe el caso un border collie llamado Chester que es capaz de reconocer más de mil objetos por su nombre y además puede recordarlos meses después.

En la Universidad de Yale, el Psicólogo Paul Bloom experimentó sobre la facultad que los canes tienen para la exclusión de objetos, mezclando libros y juguetes que los perros que formaban parte del experimento no habían visto antes. Al dar a los perros la orden “coge el juguete” estos se dirigían a uno cualquiera de los objetos que servían para jugar. Al contrario, si se les decía “coge un no juguete” siempre seleccionaban un libro.

Otras de las capacidades que se ha demostrado que tienen los perros es la de imitarnos y aunque no lo hacen de una manera tan natural como lo hacen los simios, sí poseen una gran habilidad para ello. Además, son capaces de expresarse y de hacerse entender con el hombre dependiendo de la situación de su interlocutor humano. Así son capaces de percibir por ejemplo si una persona puede o no ver u oír, adaptando sus ladridos o gestos dependiendo del caso.

Así que ya sabéis, puede que tengáis en casa un pequeño genio de cuatro patas, como todo, es cuestión de invertir tiempo y de estimular las capacidades.
Reyes Morillo