En adopción

Estos son algunos de los peluditos que están esperando un hogar.

Pulsa en el enlace correspondiente para ver su ficha.

También puedes escribirnos a adopciones@asociacionhada.org indicándonos el número que aparece encima de la foto.

[Ver todos]

Síndrome de Disfunción Cognitiva o SDC, cuando nuestro compañero se hace mayor

18/11/2015

Hace unos días alguien me preguntaba sobre si era posible que un perro tuviera alzheimer ya que había notado últimamente que su perro, ya mayor, empezaba hacer “cosas raras”, a tener un comportamiento un tanto preocupante. Pues bien, vamos a tratar el tema del envejecimiento de nuestros animales y la aparición de problemas cognitivos y comportamentales derivados de él.

Perro con juguete

Al igual que en los humanos, debido a la vejez, el comportamiento de nuestros perros y gatos puede mostrar ciertas alteraciones. Entre estas alteraciones encontramos el Síndrome de Disfunción Cognitiva o SDC, trastorno cognitivo muy parecido al alzheimer humano.

Como ha sucedido con nosotros, debido a la mejor alimentación y cuidados que dedicamos a nuestras mascotas, su esperanza de vida ha aumentado notablemente. Con este aumento de la longevidad también han aparecido los problemas derivados del envejecimiento. El SDC es un proceso degenerativo que, a causa de la edad, produce una serie de cambios en el organismo que provoca la muerte de las neuronas, lo que a su vez conlleva modificaciones en el comportamiento de los animales afectados.

Este proceso tiene unos diversos síntomas, siendo los más llamativos y habituales:

  • Desorientación.
  • No reconocer a personas conocidas.
  • No reconocer a animales conocidos.
  • Aumento de los ladridos y aullidos.
  • Alteraciones en el sueño.
  • Abandono de las pautas higiénicas.
  • Falta de atención a órdenes básicas aprendidas.

Como en los humanos, este proceso no tiene tratamiento, lo único que podemos es hacer la vida de nuestro amigo más cómoda y con algunas pautas ralentizar el avance y mejorar la calidad de vida del animal:

  • Proporcionar la actividad física necesaria, siempre teniendo en cuenta su edad y su estado de salud.
  • El uso de juguetes interactivos fomenta la estimulación mental de nuestras mascotas.
  • Llevar a cabo ejercicios de obediencia básica.
  • Procurar no hacer cambios drásticos en su entorno para evitar que se desubique.
  • Contar con el apoyo de su veterinario, su opinión y su diagnóstico son vitales.
Debemos hacer la vida más cómoda a nuestras mascotas cuando se hacen mayores y más en el caso de que desarrollen este tipo de trastornos cognitivos. Es importante acudir a profesionales ante cualquier síntoma y tener mucha paciencia y comprensión, proporcionándoles el bienestar que merecen al igual que lo haríamos con nuestros mayores.
Reyes Morillo
Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.