El microchip, la seguridad para nuestra mascota.

03/11/2015

El chip es un sistema electrónico del tamaño de un grano de arroz que nos permite identificar a nuestros animales. Éste se implanta debajo de la piel del animal, normalmente en el lado izquierdo del cuello. En él se podrá leer, con ayuda de un lector, un número único con el que se identifica al animal y al propietario del mismo (nombre, número de teléfono y dirección), de forma que, cualquier veterinario de nuestra comunidad podría localizar rápidamente a los propietarios en caso de que alguien lo encontrara perdido y lo llevara allí.

chip

Además, en Andalucía es obligatorio ponerlo desde  que se publicó la Ley 11/2003 del 23 de Noviembre de Protección de los animales: Los perros y gatos, así como otros animales, deberán ser identificados individualmente mediante sistema de identificación electrónica normalizado, implantado por el veterinario, dentro de plazo máximo de tres meses desde su nacimiento.

En nuestro centro veterinario nos facilitarán la documentación o impresos a rellenar para cumplimentarlos con los datos exactos de la persona propietaria del animal.  Tal y como nos dice la ley, hay que hacerlo dentro de los primeros tres meses de vida del perro o gato y es obligatorio.

El microchip está diseñado para estar operativo durante toda la vida del perro, y como media dura unos 25 años. No necesitan reemplazarse, y no tiene ningún sistema de carga. Es importante que los datos proporcionados al veterinario sean exactos, ya que esta información es la que se quedará registrada en la base de datos del Registro de Andaluza de Identificación Animal (RAIA).

Es necesario mantener los datos actualizados, así que si cambiamos del teléfono o de dirección, debe ser notificado al RAIA. Esta actualización se puede hacer a través de nuestro veterinario. Él nos facilitará toda la documentación para hacer los cambios necesarios. Tenlo en cuenta siempre, si tu animal se pierde tienes que estar localizado para que pueda encontrarte.

En el caso de que nuestra mascota se pierda debemos comunicarlo a la policía, a nuestro centro veterinario e incluso asociaciones protectoras. El propio centro veterinario se encargará de avisar al RAIA, de este modo se creará una alerta. Al mismo tiempo, si alguien lo encuentra lo primero que debe hacer es llevarlo a leer el chip, que nos identificará como propietarios.

Como veis es absolutamente necesario colocar el chip a nuestras mascotas, además de que la Ley nos obliga, es una manera segura de recuperarlos en caso de extravío.
Reyes Morillo
Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.